STEPHEN WILLIAM HAWKING Y EL OXÍMORON por Francisco M. Goyogana* | con-texto