EL PRESUPUESTO DE CULTO por Francisco M. Goyogana* | con-texto