SABAT Y EL LENGUAJE OLVIDADO por Albino Gómez* | con-texto